Desarrollo PersonalDesarrollo Personal

Autodisciplina

Autor: Juan Sebastián Celis Maya - Experto en Motivación Personal

Autodisciplina

Autodisciplina

La autodisciplina es una herramienta transversal a todo lo que hemos hablado hasta ahora, es una que facilita los procesos de motivación y persistencia y que por tanto permite lograr el éxito en cualquier emprendimiento, prácticamente en piloto automático

La autodisciplina es la habilidad que tienes para tomar acción, sin importar tu estado emocional.

Imagina lo que podrías lograr si pudieras simplemente seguir tus mejores intenciones sin importar la situación. Imagínate a ti mismo diciéndole a tu cuerpo: “Tienes sobrepeso, ¡adelgaza 10 kilos!”. Sin autodisciplina esa intención difícilmente se manifestaría. Pero con suficiente autodisciplina, es un hecho.

El culmen de la autodisciplina se logra en el momento que llegas al punto en el que tomas una decisión consciente, y con esto la acción necesaria está garantizada.

Mediante la autodisciplina, simplemente no importa si estás motivado o no, si quieres o deseas hacerlo… simplemente lo haces.

La autodisciplina es una de las grandes herramientas que el desarrollo personal puede brindarte. Por supuesto tampoco es que sea la panacea. Sin embargo, los problemas que la autodisciplina puede solucionar son bastante significativos, y así existan maneras alternativas de solucionar dichos problemas, realmente la autodisciplina los hace trizas.

La autodisciplina puede permitirte superar cualquier adicción, o perder cualquier cantidad de peso. Puede eliminar tu procrastinación, desorden e ignorancia.

Podríamos mencionar montones de otros problemas que podrías solucionar con la autodisciplina, pero creo que captas la idea :)

La autodisciplina se convierte en una herramienta mucho más poderosa cuando se combina con otras como la pasión, el planeamiento y el fijarse metas específicas.

Construyendo Autodisciplina

Mi filosofía para crear o construir una gran autodisciplina, es mucho más fácil de explicar a través de una analogía.

La autodisciplina es como un músculo.

Mientras más la entrenes, más fuerte se vuelve. Pero si la entrenas muy poco, se vuelve mucho más débil.

Así como todos tenemos una composición muscular y niveles de fuerza diferentes, igualmente ocurre con nuestra autodisciplina.

Todos tenemos cierta autodisciplina. Por ejemplo, si eres capaz de aguantar la respiración por 20 segundos, tienes autodisciplina en cierta medida.

Así como se requiere músculo para crear músculo, se requiere autodisciplina para crear autodisciplina.

La manera de desarrollar autodisciplina es análoga a usar levantamiento de peso progresivamente para crear músculo. Esto significa, levantar pesos que se encuentren cerca de tus límites de fuerza. De esta manera, cuando entrenas, levantas peso de manera tal que el esfuerzo se encuentra al borde de tus habilidades. Llevas tus músculos al límite, y luego descansas.

Similarmente, el método básico para construir autodisciplina, es tomar retos que puedas lograr satisfactoriamente, pero que se encuentren cerca de tus límites. Esto no significa intentar algo y fallar día a día. Ni tampoco el otro extremo de permanecer dentro de tu zona de confort. No ganarás ninguna fuerza adicional, si intentas levantar una pesa de 500 kilos. Pero tampoco lograrás nada con una de 100 gramos.

Debes empezar con retos que se encuentren alrededor de tus habilidades, pero cerca de tus límites.

Con entrenamiento progresivo, nos referimos a que una vez hayas logrado tu meta, incrementes el reto un poco.

Si sigues trabajando con el mismo peso, eventualmente no generarás más músculo ni más fuerza. Similarmente, si fallas en la fijación de retos personales, no obtendrás más autodisciplina.

Así como la mayoría de las personas tienen músculos débiles con respecto a cómo los tendrían si entrenaran, la mayoría de las personas son débiles en sus niveles de autodisciplina.

Es un error intentar forzarte demasiado en crear autodisciplina. Recuerda que debes aprovechar tu Fuerza de Voluntad. Si intentas transformar tu vida por completo de la noche a la mañana, fijando montones de objetivos, metas y retos y esperando seguir consistentemente al día siguiente, lo más probable es que falles. Esto es lo mismo que cuando una persona va al gimnasio por primera vez e intenta levantar peso como lo hacen quienes llevan 3 años allí.

Si sólo puedes levantar 5 kilos, ¡levántalos!. No debería darte pena en ningún momento. De igual manera si sólo puedes fijarte retos alcanzables para ti, así parezcan pequeños, no sientas vergüenza, llévalos a cabo.

Eventualmente, aquellos difíciles retos que antes no eras capaz de lograr, ahora parecen simplemente un juego de niños.

No te compares con otras personas. Esto no te ayudará para nada. Recuerda que tu mente siempre verá lo que esperes ver. Si te percibes a ti mismo como alguien débil, los demás lucirán más fuertes. Pero si te sientes fuerte, los demás serán débiles ante tus ojos.

No tiene sentido sin embargo, realizar este tipo de comparaciones. Simplemente analiza tu punto de partida ahora mismo, y plantéate el reto de mejorar.

La autodisciplina, curiosamente y como muchas de las cosas de las que hablamos en este blog, es algo que se puede desarrollar con cierta insistencia.

Si no eres muy disciplinado, puedes empezar hoy mismo con pequeños retos y presionarte lo suficiente como para ir mejorando en el camino. Es un complemento más al camino del desarrollo personal.

Transforma Tu Vida Y Alcanza El Éxito Total Fácil Y Rápidamente

Si te interesa poder alcanzar todas tus metas y hacer realidad tus sueños, entonces dime dónde te envío mi Reporte Gratuito: La Clave Para Fijar Tus Metas Adecuadamente

Etiquetas:

Reporte Gratuito: La Clave Para Fijar Tus Metas Adecuadamente

Únete Gratis Hoy A 57,861 Suscriptores