Descubre Cómo Crear Abundancia En Tu Vida Y Alcanzar La Libertad Financiera

Aprender Más »

10 Claves Para Usar Tu Tarjeta De Crédito Inteligentemente

Autor: Juan Sebastián Celis MayaAutor: Juan Sebastián Celis Maya
Instagram Sebascelis


Haz Click Aquí Y Alcanza La Libertad Financiera

Las tarjetas de crédito, para muchas personas son su peor enemigo.

Sin embargo, si somos inteligentes financieramente, la podemos convertir en nuestro mejor aliado.

O al menos, en una de las herramientas que nos permita realmente facilitar nuestra vida financiera y que sus beneficios estén a nuestro favor y no en contra.

Clave #1: No Usarla Si No Eres Una Persona Juiciosa

En primer lugar, debes ser una persona que tenga la disciplina de poder disponer de su tarjeta de crédito únicamente cuando tenga sentido.

Si eres de los que por tener un plástico en su mano se deja llevar por alguna promoción en un supermercado, o tienda de ropa, o haces gastos «porque te lo mereces», solamente pensando si las 24 cuotas te quedan bien mensualmente… Definitivamente no eres una persona apta para utilizar tarjetas de crédito.

Lo primero que debes saber es que no todo el mundo se lleva bien con una tarjeta de crédito.

¿Por qué? Porque las tarjetas de crédito te permiten tener un cupo a veces mucho más grande del que podrías tomar para endeudarte inteligentemente, y disponer de él de la manera que quieras.

Incluso comprando cosas que no sean rentables, y gastando dinero en cuestiones que sencillamente no te van a producir ningún retorno.

Por lo que, aquellas personas para las cuales las tarjetas de crédito se convierten en su enemigo, son personas que, o no tuvieron la educación respecto a cómo usarlas bien, o se descontrolaron por las compras impulsivas.

Y eventualmente, aunque yo considero que todos podemos aprender a superar esto y a ser inteligentes con las tarjetas de crédito, hay que saber que a veces no tiene sentido usarlas, y esto aplica para muchas más personas de las que creemos.

Así que antes de continuar, debemos analizar muy consciente si somos aptos o no para aprovechar realmente el beneficio que nos pueden brindar.

Clave #2: Escoger Inteligentemente La Tarjeta De Crédito

Preferiblemente una sin cuota de manejo, que no te cobre seguros por estar «teniendo deuda», o por haber hecho compras.

Hay tarjetas que te cobran por cada millón de pesos, o por cada X cantidad de dinero que tengas en compras, un seguro en caso de alguna eventualidad, en caso de no poder pagar, o un seguro de vida en caso de fallecimiento para cubrir la deuda y demás.

Hay otras tarjetas que no tienen estos seguros, no tienen estos costos y lo que hacen es que lo cubren por ti, porque todos tienen póliza.

Y además, preferiblemente una tarjeta que te brinde beneficios.

El hecho de no pagar intereses a una cuota, parecería estándar en la industria…

Sin embargo, hay tarjetas como la Tarjeta Amarilla del Éxito, la Mastercard Ideal o la American Express Libre de Bancolombia que te cobran intereses desde el primer día.

Aparte, no te dan puntos, ni millas, ni cashback y el uso siempre va a estar ligado a los intereses… Y lo peor es que muestran esto como un beneficio, porque no cobran cuota de manejo o porque cobran una cuota de manejo económica, lo cual no tiene sentido en absoluto.

Hay que saber escoger muy bien qué tarjeta, y si de momento lo único que puedes conseguir es una tarjeta de esas tan malas, es mejor esperar y procurar hacer historial crediticio de otras maneras, hasta que puedas conseguir una tarjeta que valga la pena.

Si tienes la opción de escoger, analiza una que verdaderamente se alinee con tus objetivos (y un objetivo debe ser no perder dinero en gastos innecesarios como estos que mencioné).

Clave #3: Pon Todas Las Compras, Absolutamente Todas, A 1 Cuota

No hay ninguna que se pueda ir a más de una cuota por nada del mundo, por ninguna razón.

Si necesitas un préstamo para pagar algo a cuotas, algo que te pueda generar beneficio, una inversión para tu negocio, o algo que sea rentable, debes buscarlo de otra manera y no con la tarjeta… No para un gasto como un iPhone, o un televisor, o alguna cosa de esas, porque no tiene sentido (para esas cosas deberías ahorrar, las cuotas deberían ser de ahorro no de gasto en interés).

Entonces, es usar tu tarjeta de crédito como si fuera una tarjeta débito.

Y las razones de hacer las cosas así, y de no usar tarjeta débito sino la de crédito, las encuentras aquí: https://www.youtube.com/watch?v=m9Qorg8Pu-k

Clave #4: Utilizarla Para Todo

Absolutamente todas las compras que hagas, sea compras en el supermercado, en la farmacia, en la tienda de ropa, donde sea, las haces con la tarjeta de crédito a 1 cuota.

Porque de esta manera estás acumulando puntos, estás haciendo tu historial crediticio y no te está costando un peso, no estás gastando en cuota de manejo, no estás gastando en intereses.

De hecho en cuanto a los beneficios, tengo un video en donde hablé precisamente sobre cuánto gané con mis tarjetas. Sí: GANÉ con mis tarjetas de crédito por usarlas para todo en un año.

Algo muy importante es que si no declaras renta, debes tener en cuenta el monto de consumos con tarjetas de crédito en un año, preferiblemente preguntarle a un contador.

Ahora, si superas el límite de consumos con tarjeta de crédito, no significa que tengas que pagar impuesto (eso también es algo que debes consultar con un contador), pero averiguarlo bien y ser inteligente en ese aspecto.

Clave #5: Aprovechar Los Beneficios De Las Tarjetas De Crédito

Muchas personas tienen tarjetas con beneficios que ni siquiera conocen.

Hablamos de que tienen por ejemplo seguro de protección de precios, el cual significa que si tú encuentras un producto que acabas de comprar en otra parte más económico, te devuelve la diferencia.

Protección de compras, en donde si se te pierde algo que compraste, o te lo roban, o daño accidental dependiendo la franquicia y sus coberturas, te pueden cubrir incluso un robo durante los primeros 30, 60, 90 días de acuerdo a la categoría de la tarjeta.

Seguros médicos para viajes, seguros de accidente, asistencias en carretera, plomería en la casa, rotura de vidrios, muchas cosas que están allí incluidas en las tarjetas de crédito y sus franquicias, y los seguros asociados, y que la gente no tiene idea.

Fuera de que algunas tarjetas de crédito vienen con beneficios de acceso a salas VIP en los aeropuertos, para viajes nacionales e internacionales.

Clave 6: Buscar Tarjetas Con Bono De Bienvenida

Usualmente, en Colombia por lo menos, las tarjetas con bono de bienvenida están ligadas a millas, y no necesariamente a puntos o cashback, aunque algunas tienen este beneficio.

El bono de bienvenida lo que significa es que te ponen una meta, como por ejemplo gastar X cantidad de dinero en 3 meses, o en 6 meses…

Si gastas esa cantidad, te recompensan con un bono, que puede ser un bono de 10.000 millas Lifemiles o lo que sea.

Aquí hay que ser inteligente, y no caer en la trampa que muchos caen.

¿Cuál trampa? Que muchos, con la idea de lograr ese bono, gastan la cantidad de dinero requerido pero a punta de cosas innecesarias, perdiendo dinero, o peor aún endeudándose a cuotas.

Pues no tiene gracia hacerlo así, no tiene sentido, porque los beneficios no van a cubrir los perjuicios.

La idea de esto es que logres la meta a punta de compras necesarias, que igual tienes que hacer, de cosas que igual tienes que comprar.

O incluso haciéndole favores a amigos o familiares, de comprar cosas que ellos necesiten con tu tarjeta, siendo que ellos te den el dinero inmediatamente y con eso lo pagues en tu tarjeta.

¿Ves? Es inteligencia financiera, y máximo aprovechamiento de los beneficios. Así es como una tarjeta de crédito se convierte en el mejor aliado 😉

Clave #7: Nunca Hacer Avances En Efectivo

Porque los avances en efectivo no solamente tienen un costo, que está cerca de los $5.000 o $6.000 pesos por cada avance, sino que además te producen intereses desde el día 1.

Es decir que desde el momento que sacas el dinero ya empiezan a correr los intereses, y por si fuera poco, no acumulas puntos, cashback, ni nada de esto.

Lo único que estás haciendo es disponer de dinero prestado a una tasa de interés que además de todo, es la más alta del mercado, por lo general la tasa de usura.

Así que, usar el dinero de esta forma es gastar innecesariamente y no inteligentemente, en intereses y muchas otras cosas más, por lo tanto nunca lo hagas, nunca realices un avance en tarjeta de crédito.

Tiene que ser una emergencia enorme, una urgencia, una situación en la que realmente no tengas otra alternativa.

Clave #8: Aprovechar Los Descuentos Que Tiene La Tarjeta

Hay tarjetas que te dan descuentos en un lugar, en un supermercado, o en una tienda, en lo que sea.

No siempre nos alineamos con ellos, porque no todo el tiempo vamos a requerir cosas para las cuales obtenemos ese tipo de beneficios.

Tampoco todos los meses vamos a comprar ropa, o electrodomésticos, o cosas para las cuales tengas descuentos con la tarjeta.

Pero debes conocer qué descuentos te pueden servir en algún momento, y tratar de conectarlos un poco con aquellos objetivos que ya tienes.

Lo importante es que la decisión de compra sea tomada en base a todos los otros temas que hablamos en este blog, en base a tu presupuesto, a planear si es algo que realmente te sirve, en fin…

No que la decisión se base en que tienes descuento, ni mucho menos. ¿Me entiendes?

Clave #9: Usarla En El Extranjero

Porque cuando estamos en el extranjero, nos va a costar mucho dinero la tasa de conversión de retirar por cajero, fuera de que si hago un avance, estaría fatal para utilizar dinero en efectivo.

Por el contrario, la idea es pagar en los comercios con datáfono y utilizar preferiblemente una tarjeta como las de Bancolombia, Mastercard o American Express, que tienen moneda de dólares, o como la de Rappi, que no te cobran esos recargos horribles que algunos bancos te cobran por hacer la tasa de conversión de divisas.

Estamos hablando de que algunos bancos como Scotiabank incluso te cobran hasta el 4% por el cambio de divisa, fuera de la tasa de conversión, que a veces la tasa de conversión de Visa o Mastercard están un poquito más alta de la TRM, dependiendo de ciertas situaciones.

Y sobre todo si hablamos de divisas diferentes al dólar, en donde algunas tarjetas primero convierten a dólar y después del dólar, hacen alguna otra conversión, cobrándote 2 comisiones por 2 conversiones.

Entonces, se trata de escoger muy bien la tarjeta para el exterior, y por otro lado usarla para pagar en el exterior en todas partes y no sacar efectivo de ella.

A veces usar esa tarjeta te da una mejor tasa de conversión, que la tasa de compra de divisas en el extranjero y de la de cambio de dólares, porque probablemente si vas a viajar a un lugar en donde tenga otra divisa vas a tener que comprar en casa de cambio efectivo para tener, y por supuesto no vas a poder usar la tarjeta en todas partes.

Pero, en donde puedas usarlas te va a representar un ahorro, y ese ahorro si gastas bastante, es bien significativo.

Clave #10: Aprovechar El Beneficio De Protección de Fraude

Prácticamente es una ley que te tienen que responder por todas las compras que tú no hayas realizado.

No importa si toca hacer un proceso, si hay que mandar un derecho de petición, si hay que comunicarse con el defensor al consumidor financiero, o lo que toque hacer…

Las tarjetas de crédito te tienen que responder obligatoriamente.

Y yo sé que hay muchos casos e historias de terror por allí, pero no te imaginas cómo son con tarjetas débito, o peor aún con efectivo en donde sencillamente todo se queda impune.

Es casi imposible que tú pagando en efectivo a alguien, y reportando un fraude, te respondan.

Mientras que con tarjeta de crédito, me ha pasado una que otras veces que me aparecen compras que yo no reconozco, y me devuelven mi dinero sin problema.

Yo no me preocupo porque la tarjeta de crédito tiene a disposición es el dinero del banco, y al banco le importa resolver el caso a su favor, y no perder ese dinero, entonces se pone las pilas.

Si es mi dinero, pues ya no les preocupa tanto. Y si es en efectivo, a nadie le importa.

Así que, tenemos todo para utilizar estas tarjetas inteligentemente.

A menos de que esa inteligencia financiera no nos permita controlarnos, ser las personas adecuadas para manejar un recurso tan importante como este, y en ese caso es mejor tomar un paso atrás y decir «no, por ahora no voy a usar tarjetas y más bien utilizo efectivo, sistema de sobres, tarjeta débito incluso», o lo que sea pero que yo tenga el control.

Por el contrario, si yo tengo esa disciplina y puedo utilizarla, me puedo beneficiar bastante.

Alcanza La Libertad Financiera Mejora Tus Finanzas Desde Hoy Y Vive Una Vida Llena De Abundancia

Suscríbete Hoy MismoUn Material Avanzado Para Que Puedas Lograr El Éxito


Beneficio

Cómo Adquirir E Interiorizar Una Mentalidad De Millonario En Tu Vida

Beneficio

El Proceso Único Para Acondicionar A Tu Cerebro A Ganar Más Dinero

Beneficio

Las Estrategias Para Crear Ingresos Pasivos En Piloto Automático

Haz Click Aquí Para Continuar