Descubre Cómo Crear Abundancia En Tu Vida Y Alcanzar La Libertad Financiera

Aprender Más »

10 Personas Que NUNCA Deben Usar Tarjeta De Crédito

Autor: Juan Sebastián Celis MayaAutor: Juan Sebastián Celis Maya
Instagram Sebascelis


Haz Click Aquí Y Alcanza La Libertad Financiera

En muchas ocasiones he hablado sobre lo beneficios de las tarjetas de crédito y cómo pueden ser de utilidad para muchas personas.

Sin embargo, te quiero contar sobre 10 tipos de personas que jamás deberían tener una tarjeta de crédito.

Persona #1: Quien No Tiene Ingresos O Puede Perderlos

Ojo, aquí lo importante es saber que las personas, por lo general, cuando tienen una tarjeta de crédito, la utilizan para endeudarse.

En algún momento ya hablé sobre la dualidad de uso que tiene una tarjeta de crédito, tanto como medio de financiación, como medio de pago.

Entonces, si se va a utilizar como medio de pago, quizás tenga sentido conservarla.

Pero hay que tener en cuenta que, si no se tienen ingresos, realmente se puede caer en la trampa de comprar algo solo porque tenemos la tarjeta de crédito, y después no tener con qué pagarlo y caer en verdaderos problemas (terminar pagando intereses muy altos, o quedando reportado ante las centrales crediticias).

Persona #2: Quien No Tiene Autocontrol

O quienes ven la tarjeta de crédito como una tentación, que la consideran una entrada de dinero adicional (por alguna razón, aunque todo el dinero hay que devolverlo).

Hay gente así, y hay gente que solo por tener esa tarjeta en su bolsillo, van a un supermercado, a un centro comercial, y compran de más: porque tienen la tentación, porque les causa un efecto psicológico en su mente de malgastar su propio dinero y de todas maneras quedar debiendo porque no tienen la totalidad del saldo a pagar.

Y si lo tienen, de todas maneras hubieran gastado menos no llevando la tarjeta.

Ese tipo de personas no deberían usar tarjetas de crédito, y deberían primero dedicarse a aprender más sobre lo que es la educación financiera, la inteligencia financiera, y a mejorar sus hábitos.

Persona #3: Quien Tiene Una Tarjeta «En Caso De Emergencia»

La gran mayoría de las personas, y esto está demostrado en incontables estudios, no tienen un fondo de ahorros para emergencias.

Idealmente, según recomendaciones de los expertos, deberíamos tener al menos 6 meses de gastos fijos en todo lo que tiene que ver con arriendo, comida, gasolina, transporte, todo lo que son tus gastos mensuales.

Tener 6 meses ahorrados en caso de emergencias, probablemente en una cuenta de ahorros generando intereses, en un fondo de inversión o en algún lugar que me brinde beneficios.

No tener el dinero guardado debajo del colchón, básicamente perdiendo con la inflación.

Pero, peor aún, tener una tarjeta de crédito en caso de emergencia. En donde, a falta de dinero, tengo deudas.

No tengo dinero, y por lo tanto voy a deber más dinero. Es cuestión de organizarme en los momentos en los que mis finanzas vayan bien o al menos no vayan mal, y empezar a ganar cada centavo que pueda para este tipo de aplicaciones.

No pensar en que una tarjeta e crédito sirve para eso, porque en el momento en que ese tipo de situaciones lleguen, esa persona se va a endeudar y no va a tener con qué pagar.

Persona #4: Quien Cree Que Merece Cierto Estilo De Vida Que No Puede Permitirse

A veces que los bancos, por alguna extraña razón, le dan tarjetas de crédito con cupos muy altos a personas que realmente no tienen la responsabilidad para usarlas. Ahí es donde los tildan de malvados, porque saben que esas personas se van a endeudar.

Obviamente, es responsabilidad de cada quien saber cómo utilizar cada recurso financiero que tenga a disposición.

Pero esas personas no deberían tener una tarjeta de crédito por que sienten que merecen unas vacaciones, sienten que merecen ropa de marca, sienten que merecen el último iPhone, sienten que merecen el reloj de oro, sienten que merecen un computador nuevo cada año, o cualquier otra cosa.

Es el estar pensando que el estilo de vida tiene que ser actualizado cada vez que mis ingresos mejoren; o peor aún, cada vez que el banco me entregue una nueva tarjeta de crédito.

Es quizás una de las peores cosas que pueden pasar para la estabilidad y el bienestar de mis finanzas personales.

Persona #5: Quien No Lee La Letra Pequeña

Son las personas que no les gusta leer los contratos, las condiciones, que no les gusta entender cómo funcionan las tarjetas, qué tipo de cobros hay.

Y cuando tienen 10, 20, 30 hojas, simplemente firman todas sin mirar una por una, detalladamente, sin preguntarle al asesor cuáles son los costos asociados, sin descargar un documento en PDF con el tarifario, con todos los tipos de costos y cobros que tienen los bancos, en qué situaciones y bajo qué condiciones.

Si a una persona no le gusta eso, después lo que va a pasar es que se va a estar quejando, diciendo que el banco lo está robando simplemente porque no entendió las condiciones.

Si nosotros entendemos las condiciones, podemos tomar una decisión informada e inteligente respecto a si esta es una buena tarjeta o no.

Persona #6: Quien No Hace Las Cuentas Al Menos Básicas

Las personas que son incapaces de hacer las cuentas más básicas a la hora de comprar, personas que no piensan «¿cuánto dinero tengo?», ni «¿será que si puedo pagar esto o no?«.

Si hablamos de la estrategia de utilizar una tarjeta de crédito pagando una cuota sin intereses, sin anualidad, sin cuota de manejo y sin seguros; es incluso en ese caso necesario saber cuál es mi presupuesto mensual, y el identificar cuál es el monto máximo que yo puedo gastar en tarjeta de crédito sin que se me vuelva un problema.

De todas maneras, utilizar la tarjeta para pagar las cosas que igual iba a comprar, ya sea en efectivo o con tarjeta débito.

Pero hay personas que ni siquiera eso son capaces de hacer y, por lo tanto, una tarjeta de crédito les puede quedar grande y les puede causar problemas.

Persona #7: Quien Gasta Más Que Si Fuera Con Efectivo O Tarjeta Débito

Hay gente que habla del «dinero plástico», pero en realidad con dinero plástico se refieren a tarjetas de crédito, porque la de débito también es dinero plástico.

Sin embargo, con la débito, la gente sabe que no puede gastar más de lo que tiene en su cuenta y quizás eso le sirve, por alguna razón, le ayuda para controlarse en cuánto gastar.

Aunque, básicamente ellos miran un número acá y deciden qué comprar acá, y yo puedo hacer exactamente igual independientemente de qué tarjeta es.

Pero si esto implica que la persona compre compulsivamente solo por tener en su mano una tarjeta de crédito, pues básicamente esa persona ni siquiera debería tenerla en primer lugar.

Persona #8: Quien No Tiene Asertividad Para Negociar Con El Banco

Ya sea la exoneración de cuotas de manejo, quitar los costos de anualidad a cambio de, por ejemplo, solicitar una cancelación.

A veces que por pedir cancelar una tarjeta de crédito, el banco te ofrece ciertos beneficios o descuentos; o personas que de pronto no son capaces de negociar cobros injustificados, simplemente dicen «el banco me cobró esto», y no hay justificación.

Se quejan con todo el mundo, le cuentan a todos los vecinos, a todos los amigos, a los familiares, lo publican en las redes sociales, pero no averiguan ni reclaman. Ni siquiera se toman el tiempo de llamar al banco para preguntar de qué son esos costos y si realmente ya los había aceptado en el contrato.

Y si son injustificados, a esa persona no le gusta hacer el reclamo para que se haga justicia, y por eso es que muchas veces algunas entidades se aprovechan de los usuarios.

Persona #9: Quien Se Deja Persuadir Por Otros

Las personas que se dejan persuadir fácilmente por amigos, vendedores, familiares, gente que les dice «paga esto, paga lo otro, compra esto, esto es buena decisión, esto es buena inversión«, y realmente de pronto toman malas decisiones al respecto.

A veces veo a personas que están haciendo pagos con tarjeta de crédito a cantidad de cuotas para entrar a un multinivel (que no necesariamente es una mala idea), pero que de pronto no tienen una estrategia tan clara, efectiva y eficaz para retornar la inversión y pagar.

Lo más probable es que esa persona se esté endeudando, gastando más de lo que va a ganar.

Entonces, sea con esto, o sea con un vendedor de televisión por cable o sea con cualquier otro tipo de persuasión que exista; si una persona no es capaz de decir «no, no me interesa«, «no puedo«, «no está dentro de mis capacidades» o «supera mi presupuesto» y punto, no debería tener una tarjeta de crédito.

Porque una tarjeta de crédito simplemente está abierta y lista para pagar lo que sea.

Persona #10: Quien Es Descuidado Con Las Fechas Límite

Desde personas que nunca son conscientes ni se acuerdan de la fecha de pago de sus tarjetas, o de la fecha de corte; hasta personas que son descuidadas con sus billeteras, que la dejan en cualquier parte, que fácilmente se les pierde y otras personas pueden hacer cargos no autorizados con su tarjeta.

En algunos países, como en Estados Unidos, es fácil reversar este tipo de compras; en otros no es tan fácil, si hablamos de transacciones presenciales.

Peor aún, el asunto de pagar tarde, algunos bancos cobran una tarifa por pasarse de la fecha de vencimiento, otros cobran un interés desde el momento en que se pasa como «interés por mora». 

Definitivamente, simplemente hablamos de que con mi estrategia de pagar todo a una sola cuota no se paga nunca intereses.

Y una persona que deje pasar el tiempo va a pagar intereses innecesariamente, cuando pudo haber saldado simplemente siendo organizado, poniendo un recordatorio en su teléfono, anotando en una hojita, haciendo cualquier cosa que le ayude, siendo precavido.

Yo, por ejemplo, soy súper olvidado de todo.

A mí, realmente, si no me recuerda alguien o no me recuerda mi teléfono, mi computador, a mí se me olvidan las cosas.

Pero no significa por eso que entonces yo sea desorganizado con mis tarjetas de crédito, que sea desorganizado con mis finanzas, que se me olvide pagar cuando debo, que se me olvide hacer las cosas que necesito hacer.

Yo puedo transferir un poco de esa responsabilidad a la tecnología para que me ayude a ser un mejor en lo que yo no soy tan bueno, y dedicarme a lo que sí soy bueno, enfocarme y dedicar mis recursos mentales y físicos en las cosas que sí realmente puedo aprovechar.

Sea como sea, para la tarjeta de crédito se necesita algo de disciplina, algo de cabeza fría, de planeación, de presupuesto, de organización. Las personas que son súper descuidadas con esto, realmente no deberían tener una tarjeta de crédito en primer lugar.

Alcanza La Libertad Financiera Mejora Tus Finanzas Desde Hoy Y Vive Una Vida Llena De Abundancia

Suscríbete Hoy MismoUn Material Avanzado Para Que Puedas Lograr El Éxito


Beneficio

Cómo Adquirir E Interiorizar Una Mentalidad De Millonario En Tu Vida

Beneficio

El Proceso Único Para Acondicionar A Tu Cerebro A Ganar Más Dinero

Beneficio

Las Estrategias Para Crear Ingresos Pasivos En Piloto Automático

Haz Click Aquí Para Continuar