Descubre Cómo Crear Abundancia En Tu Vida Y Alcanzar La Libertad Financiera

Aprender Más »

7 Cosas A Tener En Cuenta Antes De Pedir Una Tarjeta De Crédito

Autor: Juan Sebastián Celis MayaAutor: Juan Sebastián Celis Maya
Instagram Sebascelis


Haz Click Aquí Y Alcanza La Libertad Financiera

Cada vez, por lo menos en Colombia, tenemos nuevas propuestas de tarjetas de crédito con más beneficios o sin cuota de manejo.

Como por ejemplo la tarjeta de Rappi, la de Nubank y muchas otras. Y la verdad es que siempre es muy interesante analizar si estas tarjetas verdaderamente valen la pena o no.

La cuestión es que, independientemente del tipo de tarjeta de crédito que obtengas, siempre hay que tener en cuenta ciertas recomendaciones para que sea una buena decisión realmente adquirir una tarjeta. Y aquí va la primera de ellas.

#1 Preguntarse Por Qué Vas A Obtener Esta Tarjeta, Con Qué Fin

La basta mayoría de las personas adquiere una tarjeta de crédito simplemente por la publicidad, por lo que sus promotores dicen que es un beneficio. Y, en realidad, a veces ni siquiera termina siendo tan beneficioso para esa persona.

En mi caso, por ejemplo, no me afecta pagar la cuota de manejo de una tarjeta, si los beneficios realmente compensan bastante el hecho de tener que asumir ese costo. Si lo que yo obtengo a cambio es mucho más.

Pero a una persona que de pronto no tenga claras las cuentas, le dicen que una tarjeta no tiene cuota de manejo y automáticamente se la vendieron. Porque probablemente después esa persona haga una compra a varias cuotas y termine pagando en intereses mucho más de lo que pagaría en cuota de manejo.

Independientemente de esto necesitas preguntarte, ¿será que necesitas esa tarjeta para endeudarte porque no tienes dinero y debes comprar algo a cuotas?

Esta es una señal que es muy importante identificar, porque probablemente no sea buena idea adquirir deudas, especialmente si es para algo que no es absolutamente necesario o de supervivencia. Y mucho menos adquirir deuda con tarjeta de crédito.

¿Será que te llama la atención por los beneficios?, ¿Has hecho las cuentas en cuanto a, por ejemplo, puntos, millas o cash back de cuánto es lo que realmente obtienes?

A veces que las recompensas o los puntos valen la pena, pero otras veces no, o para tu requerimiento de uso de la tarjeta simplemente no tienen sentido. Entonces debes analizarlo.

#2 Cómo Está Tu Historial Crediticio

Hay tarjetas que son muy exigentes, y que si no tienes suficiente experiencia creditica (por ejemplo, varios años de manejo de diferentes productos de crédito, diversidad en tu portafolio o alguna otra cosa), sencillamente no te la van a dar.

Hay tarjetas que requieren el máximo nivel posible de experiencia crediticia. Hay otras que son más aptas para que sean tu primera tarjeta y que realmente puedas empezar tu historial crediticio con ellas. Pero son muchas más escasas y probablemente tengan otros requisitos, como por ejemplo estabilidad laboral, ingresos demostrables y muchas otras cosas.

Debes tener en cuenta que a la basta mayoría de los bancos y las entidades crediticias no les gusta que hayas obtenido un producto de crédito en los últimos tres meses, como por ejemplo otra tarjeta. Por lo tanto, deberías tener esos 3 meses limpios y libres de productos nuevos.

Tampoco debes haber quedado nunca en mora, pagado tarde o pagado por fuera de la fecha de vencimiento. Porque eso te deja una marquita que ellos son capaces de ver en algún momento.

Por supuesto, hay que analizar también cuál es el estado actual de tus productos de crédito, tu porcentaje de utilización de los cupos, cómo vas con tus créditos rotativos o de vehículo (si lo tienes, por ejemplo), ¿acabas de adquirir un crédito hipotecario, incluso hace seis meses, pero lo tienes prácticamente nuevo y has empezado a pagar recientemente?

Muchas de estas cosas influyen a la hora de obtener un producto de crédito.

Y si tú tienes un perfil mucho más sólido y robusto que te permita «endeudarte» (entre comillas, porque la idea es no endeudarse con tarjetas de crédito), pues te la van a aprobar mucho más fácilmente.

#3 ¿Te Va A Afectar Para Otros Objetivos Crediticios Que Tengas?

Si quieres sacar un producto, como por ejemplo un crédito hipotecario o un crédito de vehículo, lo más seguro es que debas desistir por completo de la idea de sacar esta nueva tarjeta de crédito.

Porque si luego de sacar la tarjeta de crédito vas a querer obtener un producto de esos, pues te va a afectar en tu capacidad de endeudamiento y te va a afectar en la reciencia (es decir, qué tan recientemente has pedido cupos nuevos de endeudamiento o créditos).

#4 ¿Cómo Está Tu Capacidad De Endeudamiento?

Tanto antes de pedir la tarjeta, como preguntarte cómo va a quedar esa capacidad de endeudamiento después de solicitarla.

Y en la capacidad de endeudamiento, tenemos en cuenta cuáles son tus ingresos, cuánto pueden quedar las cuotas mensuales y por lo tanto cuál es el cupo global máximo, saludable, que tiene sentido que obtengas.

Y cuál es el cupo actual que tienes realmente (entonces, si te queda o no algo disponible).

Entonces, por ejemplo, si tus ingresos fueran de 10 millones de pesos (por decir), que son como $3.000 dólares o algo similar, y hablamos de que el 30% máximo se te puede ir en pagos mensuales (o, en otras palabras, $3.300.000 de pesos o mil dólares), ¿pues cuánto nos daría como tal ese cupo global?

Si te la aprueban y adquieres ese nuevo cupo, y ya revientas por completo tu cupo de endeudamiento, al tratar de pedir una tarjeta nueva te va a ser complicado que te la acepten. Hay unas entidades que son más fáciles que otras para que te den un cupo nuevo, pero siempre es importante tener en cuenta cómo estás antes y cómo vas a quedar después.

#5 Decide Cuál Es El Cupo Que Vas A Tomar

A veces simplemente queremos tomar una tarjeta del máximo cupo que podamos obtener, y hay gente que de pronto se siente bien diciendo «yo tengo una tarjeta de doscientos millones«. Bueno, genial, eso es muy inusual, muy chévere, admirable. Pero ¿cuál es el sentido o cuál es el uso?

Yo por ejemplo he tenido tarjetas de muy buen cupo, que las utilizo en mi negocio para inversión en publicidad, para movimientos grandes, en cuyo caso simplemente es una herramienta que me permite lograr un objetivo. No es algo que utilizo como tal para presumir ante las demás personas.

Por el contrario, si por ejemplo fuera una tarjeta de supermercado, pues no tiene sentido tener 20 millones de cupo o 6 mil dólares en una tarjeta que únicamente se va a utilizar para compras de supermercado. Porque tanto puede ser una tentación para ti en algún momento que surja una «promoción» de algo que no estabas pensando comprar, pero que el cupo te alcanza.

Así como en caso de fraude, pueden sacarte mucho más dinero y es mejor, que no sea tu tarjeta principal la que usas para todo, sino que tengas un cupo limitado y controlado que te permita lograr lo que quieras lograr con esa tarjeta, pero que sea el mínimo posible. Además, no te va a afectar tanto tu capacidad de endeudamiento.

#6 ¿Va A Ser Tu Tarjeta De Crédito Principal?

¿Una secundaria? ¿Qué objetivo va a cumplir esa tarjeta para ti? Hay que poner a trabajar esos productos del banco para nosotros, no al contrario.

No deberíamos pagar intereses. Hay beneficios que son irrelevantes, o características que son irrelevantes. Como por ejemplo la tasa de interés, si queremos pagar siempre a una cuota.

Pero hay gente que de pronto dice «voy a sacar la tarjeta del Éxito (o la de Fallabela, o la de Olimpica o tal tarjeta) porque en algún momento puede que salga una promoción que me sirva, me guste y con esa tarjeta la puedo obtener«.

Si tú no tienes en este momento claridad de en qué usar la tarjeta, no deberías pedirla porque no tiene sentido que te consulten en centrales de riesgo crediticio, que te afecten directamente tu capacidad de endeudamiento y que quedes con un plástico listo para hacer compras que no vas a utilizar.

Puede ocurrir fraude (en Colombia es muy común que ocurran fraudes, incluso de personas internas de estas entidades), en donde venden tus números de tarjetas de crédito. Y la puedes tener guardada en un cajón y después te resultan compras y demás.

Es muy común, y si no vas a utilizar la tarjeta no la deberías tener. O, si es posible, al menos tenerla bloqueada.

Pero hay gente que, por ejemplo, se come el cuento de que el beneficio es que no te cobran cuota de manejo si no la usas. Y yo digo, ¿entonces para qué tener una tarjeta de crédito que sí te va a cobrar si la usas? ¿O para qué tenerla si no la vas a usar nunca? Honestamente, no le veo ningún sentido.

Sería únicamente que más adelante salga una promoción en donde el descuento que obtengas, menos la cuota de manejo, igual tenga sentido y sea algo que quisieras comprar.

Pero incluso en esos casos puedes pedir la tarjeta ahí, en el instante en que vayas a hacer la compra. No tienes que pedirla con 8 meses de anterioridad.

Entonces, se trata de ser un poquito más inteligente en ese sentido.

#7 Saber Cuáles Son Los Verdaderos Costos

Por ejemplo, la tasa de interés, lo que te decía.

Puede que sea relevante para ti si planeas usarla para compras en cuotas. No lo recomiendo, porque hay muchas mejores opciones para comprar en cuotas, con tasas de interés mucho más bajitas, ya que las de las tarjetas de crédito son las más altas posibles.

En el caso mío, simplemente cuando voy a obtener una tarjeta esta es una métrica irrelevante, porque yo nunca pago intereses en tarjetas de crédito. Entonces, pues este es un costo que ni siquiera analizo. Puede ser el más alto, puede ser medio. No me importa.

Pero sí hay que analizar por ejemplo cuáles son las condiciones de cuota de manejo o anualidad. Algunas tarjetas te cobran seguros y solo los cobran a partir de cierto monto de deuda.

Por ejemplo, en una tarjeta si tú debes menos de 1 millón de pesos no te cobran seguro, pero cuando superas esta cantidad en deuda te empiezan a cobrar y te cobran proporcional al monto que estás debiendo.

Y esto no lo dicen directamente en sus materiales promocionales. Está por allá en la letra pequeña. Hay que informarse de todas esas cosas.

También hay tarjetas que te ofrecen beneficios como seguros y asistencias al hogar, al automóvil y muchas cosas. Pero no te dicen que tienen costos deducibles.

Por ejemplo, Davivienda cobra (hasta la última vez que supe) como 75 dólares para poder utilizar alguno de los seguros. Y a veces el beneficio que uno obtiene del seguro vale menos de 75 dólares.

Entonces, hay que ver realmente estos costos, si tienen sentido o no en comparación a los beneficios.

Costos de avances, por ejemplo. No recomiendo que hagas nunca avances, pero si los piensas hacer hay que saber que el avance tiene costos y que genera intereses desde el primer día. Hacer bien las cuentas y saber si tiene sentido.

Y por supuesto los costos ocultos. Hay tarjetas que te cobran cuando la transacción es rechazada por falta de cupo. Hay otras que te cobran (creo que ya no, pero cobraban antes) por consultar el saldo en un cajero.

Hay tarjetas que te cobran por lo más mínimo. Incluso hay unas que te cobran si te pasas 1-2 días de la fecha de vencimiento para pagar, te hacen un cargo por pago después de la fecha (o sea, por pago con mora), fuera de los intereses de mora.

Hay que informarse muy bien de todos estos costos ocultos, antes de tomar un producto como este.

Como puedes ver, se trata básicamente de informarse, educarse, tener claridad sobre lo que uno va a adquirir.

Y no tanto tenerle temor o miedo a los productos bancarios, o pensar que ellos se quieren aprovechar de ti… Sino saber cómo tú puedes ponerlos a trabajar para ti, beneficiarte de ellos, obtener a cambio lo que realmente es útil para ti. O de lo contrario sencillamente no obtenerlo, ya que no estás obligado a utilizar una tarjeta de crédito.

Si no te gusta, si no te sientes cómodo, si los beneficios no son para ti, sencillamente no adquieras este producto.

Y esto es una cuestión de inteligencia financiera, de saber manejar este tipo de productos y muchos otros, y utilizarlos como herramientas y recursos para crear las circunstancias financieras que verdaderamente deseas en tu vida.

Alcanza La Libertad Financiera Mejora Tus Finanzas Desde Hoy Y Vive Una Vida Llena De Abundancia

Suscríbete Hoy MismoUn Material Avanzado Para Que Puedas Lograr El Éxito


Beneficio

Cómo Adquirir E Interiorizar Una Mentalidad De Millonario En Tu Vida

Beneficio

El Proceso Único Para Acondicionar A Tu Cerebro A Ganar Más Dinero

Beneficio

Las Estrategias Para Crear Ingresos Pasivos En Piloto Automático

Haz Click Aquí Para Continuar