Descubre Desde Hoy Los Secretos Mejor Guardados Sobre Las Metas Personales

Aprender Más »

¿Dispuesto A Cruzar Tus Límites? Comprométete En Serio

Autor: Juan Sebastián Celis MayaAutor: Juan Sebastián Celis Maya


¿Dispuesto A Cruzar Tus Límites? Comprométete En Serio | Desarrollo PersonalFoto de paracaidistas vía Shutterstock por CHAINFOTO24

¿Dispuesto A Cruzar Tus Límites? Comprométete En Serio

Este artículo ha sido escrito por mi amiga Cristina Hortal 🙂

Seguramente, tienes bastante claro que tú quieres superar tus límites.

Que quieres crecer, expandirte… Ser más y mejor en alguna o varias áreas de tu vida.

En el artículo de hoy quiero que profundices un poco más de lo habitual en esto y te cuestiones si realmente quieres ir más allá de tus lindes, cuánto lo quieres y por qué lo quieres.

Es decir, hay varios niveles en tus límites (unos superficiales y otros ocultos), y necesitas trascender los más profundos para llegar lejos.

¿De qué estoy hablando? Observa:

Imagina que contemplas tu situación económica en general y decides que quieres tener un mejor salario. Imagina que, en consecuencia, decides superar tus límites y encontrar un trabajo mejor, con mejores condiciones.

Sabes que tienes que afinar más tu búsqueda que la vez anterior y ponerle más empeño.

Si profundizas más, te darás cuenta de que alcanzar esa meta, posiblemente requiera que te conviertas en un empleado más valioso (formarte más, demostrar tu talento, estar dispuesto esforzarte más, ser capaz de asumir más responsabilidades…).

Es más, uno puede estar dispuesto a traspasar esa segunda línea de límites, pero no se ha percatado de que hay otra más profunda aún (por ejemplo, vas a necesitar aprender más rápido, trabajar tus habilidades sociales porque vas a tener que tratar con más personas…).

Normalmente, ante cualquier objetivo, existen varios niveles de fronteras propias que traspasar.

Hoy te invito a que, si tienes un propósito en mente y sabes que necesitas traspasar tus propios límites, profundices al máximo en los límites que vas a necesitar traspasar.

Te animo a que los valores, tomes consciencia de ellos y decidas si te vale la pena poner toda la carne en el asador.

Y esto para que tu determinación y fuerza al avanzar (cuando así lo decidas) sean robustas como un roble centenario.

La Principal “Batalla” Es Contigo

Me parece imprescindible indagar en tus límites en profundidad para de verdad remover las cosas en tu vida y que eso se traduzca en grandes cambios a largo plazo.

En no pocas ocasiones, lo que en realidad queremos, es obtener mejores resultados, pero no nos hemos parado a pensar lo que eso implica por nuestra parte y si estamos o no dispuestos a ello. ¿Estamos preparados para pagar el precio correspondiente?

A menudo, no nos hemos planteado si en verdad estamos dispuestos a rebasar límites internos primero. Fronteras altas y sólidas (aunque imperceptibles) que resultan sumamente incómodas, o incluso dolorosas, de saltar.

Digamos que nuestros límites tienen una cara externa (la que vemos a simple vista) y otra interna, dónde se encuentran las raíces de las primeras. Muy a menudo sólo contemplamos esa primera parte.

Y eso constituye nuestro principal error.

Sin haber trabajado la parte que no se ve; sin haber hecho primero una transformación invisible y sutil en nuestro interior…  Frenamos y saboteamos el verdadero cambio.

Y cuando no obtenemos los efectos deseados, o éstos no duran lo que esperábamos, no entendemos qué ocurre.

Así que hoy estamos hablando del juego interior de la superación de límites, de por qué jugarlo y cómo hacerlo.

(Antes de seguir, quiero puntualizar que, por supuesto, nuestros límites se alimentan de nuestro miedo. En este artículo te propongo un nuevo modo de relacionarte con el mismo).

¿Cuáles Son Esos Límites Internos De Los Que Hablo?

La clase de límites que aquí menciono son aquellos, como digo, que muchas veces pasan desapercibidos.

Creo que son el puntal invisible que sustenta muchos otros límites que nos resulta más fácil identificar y que afirmamos querer cambiar.

Y el motivo de que muchas veces no los veamos, es que no nos los cuestionamos. No los entendemos como una opción, sino como algo inamovible. No se nos ocurre que eso pueda no existir o hacerlo de otra forma.

Este tipo de límites pueden presentarse en forma de:

  • Pensamientos y opiniones en general
  • Prejuicios/ Ideas preconcebidas
  • Creencias que asumimos como ciertas
  • Nuestra idea de nosotros
  • Nuestra idea de otros
  • Nuestra idea del funcionamiento de las cosas
  • Nuestras experiencias pasadas que reafirman nuestra idea del mundo
  • Reacciones aprendidas
  • Roles adquiridos en nuestras relaciones
  • Miedo a lo desconocido
  • Lo que entendemos por un riesgo insasumible
  • Aquello que creemos que no podremos afrontar
  • Etc.

Si te parece, vamos a llamarles límites invisibles.

Todo ello conforma nuestra “realidad”. Y la damos por hecha.

Para ser más exactos, se trata de nuestro (personal e intransferible) filtro perceptivo a través del cual contemplamos el mundo y todo lo que nos ocurre.

Es subjetivo, y desde luego, no es exacto.

Y es modificable. Podemos empezar a alterarlo tomando consciencia de él y, más tarde, cuestionándonoslo. Poniéndolo en duda.

Así que el primer paso imprescindible es: Cuestionar tu percepción.

Vamos a ver si poniéndote un ejemplo reciente de cómo yo descubrí límites invisibles en mí, lo entiendes mejor.

El Otro Día Yo Descubrí Límites Invisibles En Mí

Charlaba yo hace cosa de tres o cuatro días con un familiar muy querido.

Hablábamos de un asunto en concreto que ahora no viene al caso. Pero, básicamente, tratábamos de decidir la mejor manera de organizar un trámite.

Empezamos a hacer nuestros planes, y todo parecía normal. De hecho, era una conversación que fácilmente podríamos haber mantenido en otras ocasiones.

No tardé en darme cuenta de que él estaba dando por hecho algunas premisas que siempre se habían aceptado en mi familia, pero que yo ya llevaba un tiempo trabajando y transformando.

Me sorprendió muchísimo ver tan claramente cómo él pasaba por alto algunas posibilidades (muy interesantes) porque simplemente, a su entender, no existían.

¡Qué enorme limitación! ¡Si habían otras opciones más favorables y eran más que posibles!

Voy a poner un ejemplo concreto para que lo entiendas mejor:

Para preparar un viaje, él contaba con el horario típico laboral y con los pocos días libres que suele tener la mayoría. Y yo, por ejemplo, como emprendedora digital, tengo mucha más disponibilidad y puedo organizarme como quiera. Podía encargarme yo para facilitar las cosas y él no lo veía. Y aunque se lo dije, al rato volvía  a olvidarlo.

Lo importante aquí es que esto me sirvió para que me preguntara honestamente:

“¿En cuántas cosas estás (aún) haciendo tú esto mismo, Cristina, sin darte cuenta?”. (Y no para planificar un viaje, ¡sino para planificar una vida!).

Y descubrí varias cosas.

Fue uno de esos momentos en los que uno se da cuenta de algo que ya ha pensado en otra ocasión, pero esta vez lo comprende a un nivel mucho más profundo, y le impacta intensamente.

La Dificultad Que Entraña

Cuando uno se hace consciente de esas limitaciones (invisibles y tan arraigadas) y se dispone a traspasarlas, es posible que se sienta desnudo en un desierto.

Puede que descubras que la superación de ese límite te va a conducir a la superación de otros implicados, y eso te abrume.

También puede que te des cuenta de que ese límite tenía sus ventajas y que ahora tienes que renunciar a ellas, y no estás seguro de querer hacerlo. Es humano que te ocurra esto.

Incluso puede darse que descubras (con una mezcla de asombro, culpa y vergüenza) que en realidad no quieres traspasar ciertos límites. Que no quieres cambiar las cosas.

Puede que hacerlo ponga, incluso, en juego tu identidad.

Por ejemplo: “Siempre he sido una persona tímida y me he encariñado con ese personaje. Mis hábitos de ocio y mis relaciones se sustentan en esa timidez. Si realmente la supero, seré otra persona y no estoy seguro de cómo se comporta esa otra persona, ni si me va a gustar o va a gustar a mis amigos y familia”.

Hace falta llegar a un gran nivel de honestidad con uno mismo y coraje para ver eso. Así que no te martirices. Aunque no lo parezca, es un avance.

¿Por Qué Vale La Pena Traspasar Tus Límites?

Vale la pena, sencillamente, para hacer a honor a la gran oportunidad que es estar vivos.

Vale la pena porque experimentar, equivocarte y arriesgarte es vivir de verdad.

Porque pasar por la vida siempre buscando una supuesta seguridad y mantener “lo malo conocido” por temor a equivocarte, es vivir a medias. Y lo que es peor: Eso no te garantiza que vayas a estar seguro en absoluto.

Vale la pena porque ese personaje limitado que con tanto esfuerzo has construido a lo largo de los años, y al que le has cogido un gran cariño, no eres tú, en realidad.

Vale la pena por la enorme satisfacción de ver cómo se ensanchan tus estrechos límites iniciales. Por la maravillosa experiencia de poder contemplar parte de tu grandeza.

Y vale la pena porque, el haber experimentado esto en cierta medida, te dará fuerzas y confianza para próximas ocasiones y obstáculos.

Te dará el impulso que necesitas para traspasar un nivel cada vez más profundo de limitación.

Cómo Empezar

Puedes empezar ahora mismo con la gran decisión de hacerlo. Con un profundo compromiso de llegar cada vez más lejos. Ese es el poder de tu determinación.

Si de verdad lo decides en tu interior, encontrarás el modo de hacerlo en cada pequeña situación que se te presente.

Mi trabajo se centra precisamente en acompañar a otros a tomar este tipo de decisiones. Decisiones basadas en el profundo compromiso con uno mismo y con la intención clara de vivir una vida cada vez más coherente y repleta de sentido.

Si te apetece dejarte acompañar por mí en esta dirección, puedes empezar por descargarte mi ebook gratuito: Aprende a Decidir con Coherencia.

Te invito a hacerlo, visitar mi web y charlar conmigo por email de todo esto, si te animas. ¡Estaré encantada de conocerte!

Cómo Diseñar La Vida De Tus Sueños Recibe Los Mejores Tips En Tu Correo Y Alcanza Un Éxito Extremo

Suscríbete Hoy MismoÚnete Gratis Hoy A 43,025 Emprendedores Y Aprende:


Beneficio

Cómo Convertir A Tu Subconsciente En Una Máquina De Lograr Metas

Beneficio

El Ejercicio Simple De 2 Pasos Para Optimizar Una Meta Personal

Beneficio

El Gran Error Que Podría Destruir La Productividad En Tus Metas