Descubre Cómo Crear Abundancia En Tu Vida Y Alcanzar La Libertad Financiera

Aprender Más »

El Tabú De No Enfrentar A Los Padres

Autor: Juan Sebastián Celis MayaAutor: Juan Sebastián Celis Maya


El Tabú De No Enfrentar A Los Padres | Desarrollo Personal

El Tabú De No Enfrentar A Los Padres

Es bastante común hoy en día, que los hijos se encuentren en alguno de dos polos respecto a sus padres.

Por un lado, están quienes hacen lo que quieren, cuentan con todas las libertades y cuando se les intenta aconsejar o enseñar algo, se encuentran completamente reacios.

Y por otro lado, los que ni siquiera se atreven a hablarle a sus padres por miedo. Por miedo a que los regañen, los castiguen, les griten… etc.

Ambos extremos son malos, y mucho más cuando hablamos que estos niños se convertirán en adultos en poco tiempo. Sin duda alguna, las enseñanzas y las experiencias que adquieran a través del tiempo formarán su carácter y los harán más o menos aptos para lograr el éxito en sus vidas.

La educación de los padres hacia sus hijos siempre ha sido todo un cliché en cuanto a que de estos depende un futuro exitoso y pleno.

Muchos padres se preguntan cuál es la mejor manera de educar a sus hijos para que cuando estos crezcan se encuentren seguros de sí mismos, cuenten con una alta autoestima, y logren lo que se proponen, pero al mismo tiempo (mientras que se preocupan por educarlos bien) no dejan de castigarlos, de reprenderlos y reprimirlos y sobre todo, de imponer casi por la fuerza su autoridad en ellos.

Creo que esto no es para nadie algo desconocido. De alguna manera u otra todos hemos vivido situaciones similares con nuestros padres, quienes consideran que su autoridad (dado su rol de padres como tal) sobrepasa incluso los valores y principios nuestros, quizás uno de los más destacables: la asertividad.

Los padres por lo regular nunca nos enseñan a ser asertivos. Por si no lo tienes presente, la asertividad consiste en poder expresar en todo momento lo que queremos y lo que pensamos sin miedo al rechazo ni a la burla. Se trata de contar con la confianza suficiente con uno mismo como para efectivamente comunicar con certeza lo que queremos comunicar.

Lo contrario a la asertividad es la pasividad, la mediocridad, el temor, la timidez, los nervios… etc.

Y ¿Qué mejor momento para aprender a ser asertivos que desde nuestra mismísima infancia?

Por el momento me he puesto del lado de los hijos analizando los dos extremos en que podrían caer dependiendo del tipo del trato que sus padres le provean.

Ahora bien, analizando la perspectiva de los padres, podemos ver que ellos por lo regular nunca tienen malas intenciones con sus hijos. Y que si en algún momento los reprimen para que no sean asertivos, consideran que lo hacen por su propio bien.

Sin embargo, también hay que considerar que falta un poco más de conciencia, y cuidado con lo que voy a decir para que no se malinterprete: Los padres crían a sus hijos de manera muy poco consciente.

En otras palabras, muchas veces lo que hacen en pro de la crianza de sus hijos lo hacen prácticamente por instinto, o por lo que consideran que debe ser lo correcto, más que por una decisión conscienzuda y analítica de lo que debiera ser como tal.

Esto por tanto nos lleva a lo que menciono en el título del artículo, y es que existe un tabú muy grande en las sociedades de hoy en día, que consiste básicamente en que nosotros, como hijos no podemos enfrentar a nuestros padres.

Definamos primero lo que considero el significado de Enfrentar A Los Padres: Enfrentar a los padres consiste no tanto en ir en contra de todo lo que digan, sino más bien de hacerles saber nuestros deseos. No consiste en ser rebeldes ante sus enseñanzas, sino más bien en saber comunicar nuestras decisiones. Dejar que nos guíen en cuanto a los principios de la amistad, pero ser nosotros mismos quienes determinemos cuáles serán nuestros verdaderos amigos. Y en definitiva, enfrentar a nuestros padres puede consistir en que simplemente contemos con la posibilidad de tomar decisiones en una amplia gama de los aspectos de la vida diaria, pues los padres no se dan cuenta que de un momento a otro, pasamos de ser hijos, a ser independientes ( e incluso también, padres).

Ésta delgada línea que separa a los hijos de los padres, sobre todo en la adolescencia no es muy percibida que digamos, pues mientras los hijos crecen, los padres siguen condicionando su comportamiento de manera muy similar sin considerar el cambio de edades y el surgimiento de nuevas necesidades como tal por parte de sus hijos.

Mi conclusión para el día de hoy entonces es, que ustedes, como padres, deberían permitir a sus hijos expresarse y comunicarse abiertamente. Muchos de nosotros como hijos en algún momento preferimos contarle algo a un amigo, que a nuestros propios padres, por falta de confianza o simple miedo. Padres: No limiten la asertividad de sus hijos, promuevan su toma de decisiones, realicen actividades en las que permitan a sus hijos ser el centro o el núcleo de las mismas en cuanto a decisiones.

Brinden ciertas libertades con seguridad para que empiecen a tomar más confianza en el mundo, la edad promedio en la que los hijos se independizan de sus padres son los 28 años. ¿No te parece que es mucho tiempo como para que los hijos se sientan seguros fuera de su núcleo familiar? O más bien ¿Fuera de las faldas protectoras de su madre?.

La crianza en la niñez es un momento indispensable para el desarrollo personal de todos nosotros, y como adultos y padres, debemos saber que somos responsables al menos por varios años del Desarrollo Personal de nuestros hijos. Tomemos en serio esta faceta de la vida, y no limitemos todo el potencial que tienen los hijos por temor a que se desvíen.

Curiosamente, cuando los padres brindan más posibilidades a sus hijos de ser asertivos, tomar decisiones y contar con una mentalidad de autoconfianza, es cuando más comunicación entre ambas partes existen, y por tanto más tranquilidad en cuanto a lo que hacen los hijos, pues quizás es esta preocupación la que en primer lugar hace que los padres tengan miedo y los limiten de diferentes maneras.

Por otra parte Hijos: Empiecen a comunicarse sin miedo con sus padres, empiecen a decirles todo lo que piensan y sienten, no teman sus reacciones, nada podrán hacer para lastimarlos, ni siquiera herirlos verbalmente, si cuentan con una gran seguridad en sí mismos.

Y sepan que si son asertivos, el día de mañana también podrán enseñar la asertividad a sus propios hijos. Todo en pro de mejorar la vida de cada uno individualmente, y con ello la relación familiar como tal.

Ambos, hijos y padres, dejen el miedo, el miedo es la peor influencia y la peor motivación de la vida. No hagan ni dejen de hacer algo por miedo. Si el miedo los motiva a continuar, deténganse. Si el miedo los motiva a detenerse, ¡prosigan!. El miedo nunca ha logrado nada bueno, y es una respuesta inconsciente primitiva, genéticamente programada desde los tiempos de las cavernas… en los que sí existían peligros graves y el miedo garantizaba la subsistencia.

¿El resultado de que enfrentar a los padres deje de ser un tabú? Simple: Hijos más seguros de sí mismos, adultos más decididos y un desarrollo personal colectivo mucho más eficiente, eficaz y efectivo.

Alcanza La Libertad Financiera Mejora Tus Finanzas Desde Hoy Y Vive Una Vida Llena De Abundancia

Suscríbete Hoy MismoUn Material Avanzado Para Que Puedas Lograr El Éxito


Beneficio

Cómo Adquirir E Interiorizar Una Mentalidad De Millonario En Tu Vida

Beneficio

El Proceso Único Para Acondicionar A Tu Cerebro A Ganar Más Dinero

Beneficio

Las Estrategias Para Crear Ingresos Pasivos En Piloto Automático

Haz Click Aquí Para Continuar