Descubre Desde Hoy Cómo Ser Tu Propio Jefe Mediante Los Ingresos Pasivos

Aprender Más »

¿Por Qué Los Autoempleados Son Más Felices Que Los Empleados?

Autor: Juan Sebastián Celis MayaAutor: Juan Sebastián Celis Maya


¿Por Qué Los Autoempleados Son Más Felices Que Los Empleados? | Desarrollo Personal

¿Por Qué Los Autoempleados Son Más Felices Que Los Empleados?

La ciencia lo ha comprobado.

Los estudios concluyen que en promedio, los autoempleados y emprendedores, son más felices que los empleados.

Esto resulta ser cierto, incluso cuando los autoempleados ganan menos dinero y trabajan más horas que sus contrapartes corporativas.

(Obviamente no siempre es el caso en cuanto a menos dinero y más horas, pero aplica para una gran parte).

¿Por qué ocurre esto entonces?

Libertad

Quizás una de las razones principales por las cuales las personas me dicen que quieren ser auto-empleados o alcanzar la independencia financiera, es para poder disfrutar una mayor Libertad.

Como nos pudimos dar cuenta, resulta sabio perseguir este ideal. Las personas que sienten que tienen más libertad en sus vidas, son significativamente más felices, que aquellos que no disfrutan tanta autonomía.

Que te digan qué hacer, sin tener alternativas, incrementa los niveles de estrés, y disminuye tu felicidad en general.

Tener opciones, incluso si son pocas, realmente marca la diferencia. Los empleados con cantidades de «deberes» diarios, están por lo general más estresados y menos felices con su trabajo.

Esto también aplica para los ratones.

Me explico: Un estudio le permitía a un ratón darse a sí mismo una dosis de cocaína cuando lo quisiera. El ratón murió debido a que continuó tomando la droga y no durmió ni comió.

Pero lo interesante del caso, es que el experimento se realizó con un segundo ratón, que recibió exactamente la misma dosis de cocaína que el primer ratón consumió, sin embargo, sólo el primer ratón podía controlar cuándo ésto pasaba.

Obviamente, el segundo ratón murió también, pero más rápidamente que el primero. Sus niveles de estrés eran mucho mayores, pues no tenía control sobre lo que le estaba pasando.

Afortunadamente, no tienes que ser como el segundo ratón… Ni siquiera como el primero. Puedes escoger un camino diferente.

Como podrías imaginar, tener un sentido de control sobre tu vida, es también bueno para tu salud. Incontables estudios en el campo de la medicina, confirman esto.

Por ejemplo, un estudio internacional realizado en más de 2800 personas, encontró que quienes reportaban tener mayor control sobre sus vidas, tenían un 60% de menos riesgo de muerte, comparado con aquellos que decían no tener suficiente control.

Si decides no controlar tu vida, podrías literalmente estar consiguiendo tu ataúd, y preparando un entierro temprano.

De acuerdo a 3 estudios diferentes con una duración de 10 años cada uno, el estrés emocional es un causante de muerte más poderoso, que el cancer, y las enfermedades del corazón provocadas por el cigarrillo.

Si no puedes manejar efectivamente tu estrés, tus probabilidades de morir más rápido incrementan en un 40%. Otro estudio, concluyó que el estrés psicológico era la fuente más confiable para predecir ataques al corazón.

(Sorprendente esto último).

A pesar de que el autoempleo puede parecer más estresante, un liberador de estrés enorme que tienen los autoempleados, es la libertad de escogencia, aplicada a la gestión del tiempo.

Muchos empleados sencillamente no pueden tener la libertad de escoger qué hacer en su trabajo, y consecuentemente sus niveles de estrés son gigantes.

El estrés de que te digan qué hacer, sin oportunidad de mover los plazos ni hacer nada al respecto (diferente a simplemente trabajar) resulta ser mucho menor que el estrés de decidir qué hacer y cómo hacerlo, para ganarte la vida.

Escoger tu trabajo es mucho menos estresante que el hecho de que alguien te lo asigne.

Y no importa si el trabajo que escoges es más largo, o más difícil de llevar a cabo.

Una crítica común del autoempleo, es que es una alternativa únicamente vivable para las personas emprendedoras y altamente disciplinadas.

Sin embargo, esto no es necesariamente cierto.

Ya sea como empleado o como autoemplado, hay muchas cosas que se deben aprender. Y así como para un empleado llega un momento en que el trabajo se vuelve rutinario, para el autoemplado, la disciplina se vuelve algo común.

En ambos casos se aprende mucho, sólo que en el autoempleo tú puedes decidir hacer lo que más te gusta.

Es tu decisión escoger invertir tu tiempo aprendiendo a ser obediente y de ayuda para tu jefe, o aprender a tomar tus propias decisiones y tomar acción por tu cuenta, controlando tu vida.

Ninguno de los dos caminos requiere más disciplina que el otro. Simplemente son diferentes. Así como ejercitar los brazos es diferente de ejercitar las piernas. En ambas partes puedes crear músculos con persistencia y disciplina.

Decir que el autoempleo sólo sirve para personas altamente disciplinadas, es como decir que el empleo sólo sirve para personas altamente sumisas y conformistas. Encuentras todo tipo de personas en ambas escuelas de pensamiento.

Si piensas que es difícil motivarte a ti mismo, imagina qué tan difícil es para un jefe aprender a motivarte, o simplemente qué tan difícil es para ti que a tu jefe deje de importarle tu motivación.

Y si hablamos de motivación, el tener que pagar tu renta y tus facturas es muy similar a tener un jefe atento a que cumplas con tus deberes.

Estátus Social

Por lo regular, los emprendedores (y mucho más por éstos días) disfrutan de un mayor estátus social que los empleados.

Cuando eres autoempleado, escoges iniciar en la cima, y permaneces allí. Puedes escoger tu propio título, como Presidente, CEO, Fundador, Propietario, Directivo, Gerente… etc.

Cuando otras personas te preguntan a qué te dedicas, y respondes que tienes tu propio negocio, te das cuenta que normalmente te tratan como alguien de alto estátus.

Y esto aplica, incluso si tu negocio lo compone una persona (tú).

Es curioso cuando personas incluso mucho mayores que yo (del doble o triple de mi edad) me tratan con deferencia y respecto. Después de todo, los empleados están condicionados psicológicamente para tratar con amabilidad a las personas de mayores rangos que ellos.

Y si eres el Presidente o CEO, automáticamente estás en un nivel superior según su percepción.

Por supuesto que hay excepciones y ésta es una cuestión meramente psicológica y de percepción, pero en general se espera un incremento en el estátus social para alguien que inicia un camino como autoempleado.

Por otra parte, es posible notar un incremento en tu autoestima. Esto puede ser el efecto secundario de que otras personas te traten con más respeto. Pero también puede ser el resultado de un cambio en tu autoimagen.

Cuando comienzas a pensar (incluso subconscientemente) sobre ti mismo como tu propio jefe, en vez del empleado de alguien más, el cambio de identidad te impacta de manera positiva en tu autoconcepto.

Una excepción común, es la manera como tus viejos amigos y familiares te tratan. Ellos están acostumbrados a verte y percibirte de cierta manera, así que no te sorprendas al saber que probablemente les tomará 2 a 3 años para adaptarse al hecho de que realmente eres una persona de mayor estátus.

Una razón, es que casi siempre un incremento en tu estátus significa una amenaza para ellos, por lo que tratarán de resistirse al hecho de pensar que te dedicas a algo mejor. Pues esto, sólo lograría que su autopercepción bajara en relación a ti.

Las personas que no te conocen, usualmente no percibirán a un autoempleado, como una amenaza al propio estátus, sin embargo los amigos y familiares si.

En Colombia, es Extremadamente Común que las persona digan algo como: «Conseguiste plata y te olvidaste de tu/s amigos/familia».

Si esto te pasa, una buena idea es enfocarse en hacerles entender que lo que haces no tiene por qué ser necesariamente mejor que lo que ellos hacen, y que tú sigues siendo tú.

Sin embargo, haciéndoles entender también, que ahora tienes un negocio y que eres tu propio jefe. Es decir, que comprendan objetivamente tu verdadera posición, y que dejen de lado la parte emocional respecto a tu cambio de identidad.

Ahora, si tu negocio resulta ser uno muy exitoso, entonces tu estátus social se incrementará aún más. Especialmente si desarrollas una buena reputación por proveer mucho valor a otros.

Personalmente, me gusta vivir en edificios o conjuntos residenciales (de hecho, la semana pasada me mudé a un nuevo lugar), y normalmente cohabito con empleados y autoempleados.

Y es curioso como temprano en la mañana, gran parte de la gente que vive en el edificio se va, y solo una pequeña parte se queda.

No todos los que se quedan son autoempleados (también están algunas amas de casa, y jóvenes en vacaciones… etc). Sin embargo, el lugar está prácticamente solo y vacío en el día, y en la noche se vé y se siente la presencia de mucha más gente.

Cuando los empleados llegan de sus trabajos, a veces me ven por ahí, aparentemente haciendo nada, y me miran con cara de «¿Y este qué es lo que hace para ganarse la vida si todo el tiempo está en la casa? ¿Cómo puede pagar un lugar así para vivir si no trabaja?».

Esto, considero que ayuda mucho a la autopercepción y a sentirse bien consigo mismo, aunque también puede hacer que muchos caigan en la arrogancia y la prepotencia al sentirse superiores… Algo importante de evitar.

Justicia

¿Alguna vez sentiste que tu empleo no era bien remunerado? ¿O que te trataban de forma injusta tu/s jefe/s?

Un factor incrementador de la felicidad, en el camino del autoempleo, es un mayor sentido de justicicia. Los entornos corporativos usualmente se sienten fríos y con aires de indiferencia. Los jefes, y colaboradores, que trabajan bajo altos niveles de estrés, tratan a las personas como máquinas y no como seres humanos.

Como autoempleado, puedes olvidarte para siempre de las políticas corporativas y definir tus propias reglas para hacer negocios.

Esto significa que puedes definir lo que significa algo «justo» para ti y para otros, de acuerdo a tus estándares personales. No estás forzado a aceptar nada, simplemente porque alguien lo necesita para antier.

Puedes fijar tus propios precios, definir tus plazos y términos de garantías, escoger tus clientes (si, aquí tú decides con quién trabajar y con quién no). Y puedes decidir qué tan duro trabajar, y qué tan frecuentemente tomarte descansos y vacaciones.

Este es uno de mis aspectos favoritos del autoempleo. A pesar de que no puedo controlar la manera como funcionan otros negocios, al menos puedo decidir cómo funcionará el mío.

Me encanta poder escoger las personas con las que quiero hacer negocios y por supuesto, cosas más concretas, tales como los temas de los cuales escribo en mi blog, grabo videos, y creo productos de información avanzados.

También me encanta poder trabajar de noche, o en pijama, y levantarme tarde los días que quiero. De igual manera, no me importa trabajar 20 horas seguidas en un día para un rediseño, y dormir un día entero luego de un lanzamiento…

Son cosas que disfruto y que me dan la posibilidad de vivir sin preocupaciones.

También me encanta poder regalar más del 90% de mi trabajo, y hacer que esté accesible para muchísimas personas que quizás no tengan la oportunidad de pagar por Internet.

Y el hecho de que haya una comunidad de personas super-interesadas en estos temas, hace que todos seamos cada vez más felices y que logremos mejores cosas en conjunto. Simplemente, esto es algo que no cambiaría por nada.

Relaciones

Muchos de los factores que uno podría pensar que reducen la satisfacción de ser un autoemplado, son en general cuestiones de corto plazo, que se desvanecen en poco tiempo.

Por ejemplo, muchas de las personas que deciden subirse al bus del autoempleo, pasan inicialmente más tiempo estando solos, trabajando por su cuenta propia.

Algunas personas (como yo) disfrutan la paz y la tranquilidad de trabajar por su propia cuenta, pero a otros simplemente los estimula más el relacionarse socialmente con las personas.

Eventualmente, uno como autoempleado aprende a integrar dentro de sus activiades, las relaciones interpersonales, y por lo regular, empieza a relacionarse con otros emprendedores y personas con tiempo libre fuera del horario laboral.

Acepto que el autoempleo es un camino solitario al principio, sin embargo, es decisión de unos pocos emprendedores permanecer en la soledad. Cuando un negocio propio crece, son más personas las que quieren contactarse contigo, y hablar.

Otro tema interesante, es que un autoempleado debe aprender a delegar… ya sea por Outsourcing, o contratando empleados. De esta manera, es posible crear un equipo profesional con el cual llevar a cabo los objetivos del negocio.

La diferencia es que los autoempleados tienen mucha libertad para escoger a sus colaboradores. Uno puede que ni se fije en hojas de vida, o historiales empresariales, siempre y cuando la persona sepa hacer, lo que se supone que debe hacer.

Y tampoco uno presiona a la gente para que trabaje en ciertos horarios o lugares… Si cumplen, pueden hacerlo en un día todo, o en las noches, o desnudos. (Dependiendo del tipo del trabajo, si es grabar videos, lo último no aplica, jeje).

Así que, a pesar de que las relaciones sociales pueden parecer un inconveniente para los autoempleados al principio, aquellos que continúan su camino se encuentran más adelante con que tienen nuevos amigos que los apoyan, y gente afín a su filosofía con la cual intercambiar conocimientos y negociar.

¿Qué Pasa Si El Autoempleo Es Para Ti?

Si disfrutas tu trabajo, y encuentras que es de bajo estrés, y al tiempo te sientes bien con tus colegas, entonces me parece genial que continúes como empleado.

No es necesario cambiar algo que ya funciona.

Sólo ten en cuenta que no muchas personas disfrutan una situación dorada como esa. Alrededor del 80% de las personas, no están felices con sus carreras y preferirían cambiar, o tener un autoempleo en vez de otro jefe.

Durante mis años como blogger profesional, he escuchado de montones de personas que han dejado sus empleos para empreder e iniciar sus negocios propios.

Algunas personas dejan el empleo de inmediato, y otras toman la decisión de implantar un cambio más gradual, y en este momento, muchos están en el proceso de transición.

Y dejando de lado el hecho de que dichas historias varían considerablemente (especialmente, al venir de diferentes países), un patrón que se repite, es que la gente se siente mucho más feliz en el lado del autoempleo.

Y nuevamente, esto es cierto incluso si trabajan más y ganan menos (al principio… Luego por lo regular trabajan mucho menos, y ganan mucho más).

Personalmente, no le recomendaría a todo el mundo empezar un negocio propio. Para algunas personas simplemente no es lo adecuado. Para mí ha funcionado, me di cuenta de que podía vivir sin trabajar a mis 17 años y jamás en mi vida he tenido un empleo (y nunca lo tendré).

Sea cual sea el camino que escojas, el punto principal de este artículo, es que hagas de la felicidad, una prioridad en tu vida. Mereces disfrutar libertad de abundancia y controlar cómo inviertes tu tiempo. Mereces disfrutar de un estátus social positivo e incrementar tu autoimagen.

Mereces un lugar de trabajo justo, y una mejor salud y relaciones personales.

Y por encima de todo, mereces disfrutar la habilidad de gestionar tu estrés inteligentemente sin sentirte ansioso o preocupado todos los días.

Nadie va a entregarte éstos beneficios en bandeja de plata, es tu tarea ir por ellos.

Quizás la mejor manera de decidir cuál es el camino correcto para ti, es consultar tu intuición. Siéntate y respira profundo, relájate y calma tu mente. Luego pregúntate a ti mismo de corazón, si prefieres ser un empleado o si te sientes mejor siendo dueño de tu propio negocio, siendo tu propio jefe.

No te fuerces a pensar, simplemente hazle la pregunta a tu subconsciente. Permítele a tu mente generar respuestas (incluso si al principio no tienen sentido). Continúna preguntándote y empezarás a notar un patrón de pensamiento relativo al tema.

Probablemente te sorprenda la respuesta, pero es un ejercicio que necesitas hacer, ya que nadie puede hacerlo por ti. Disfruto recomendándote un camino que me ha servido mucho a mí, que le ha servido a muchas personas, y que la ciencia comprueba que brinda mucha más felicidad…

… Sin embargo, las mejores decisiones en la vida, son las que uno mismo toma, así que dedícale el tiempo necesario a saber cuál es el camino adecuado para ti.

Pero decídete.

PD: Para los que han seguido mis artículos sobre riqueza, probablemente estarán pensando que mezclé los términos «autoempleado» y «dueño de negocios», y la verdad es que sí. Sea cual sea el camino, aplica lo que mencioné anteriormente. Sin embargo, y como mencionamos antes, es mejor ser específicamente un dueño de negocios que un autoempleado.

(aunque nota que ambos caminos incluyen la libertad, la justicia, las relaciones personales, y el estátus social que te mencioné, lo que cambia es que en el autoempleo debes trabajar más en el largo plazo).

En resumen, el artículo aplica para las dos maneras de generar riqueza, o el lado derecho del cuadrante.

Logra La Libertad Financiera Desde Hoy Estrategias Avanzadas Para Ser Tu Propio Jefe Con Los Ingresos Pasivos

Suscríbete Hoy MismoÚnete Gratis Hoy A 43,025 Emprendedores Y Aprende:


Beneficio

Las Claves Para Generar Ingresos Incluso Mientras Estás Descansando

Beneficio

Los Revolucionarios Secretos Para Mantenerte Siempre Libre De Deudas

Beneficio

Los 5 Principios Que Garantizan El Éxito Económico Y La Libertad Financiera